QUÉ SIGNIFICA QUERERSE A UNO MISMO

Quererse a uno mismo está muy ligado a saber darse la oportunidad de sacar la mejor versión de cada uno, descubriendo el potencial que tenemos a todos los niveles: afectivo, romántico, espiritual… Quererse a uno mismo también significa ser honestos con nosotros mismos y con los demás, y comprometernos con la vida y el bienestar propio y ajeno. 

Además, quererse a uno mismo también implica estar atento a nuestras necesidades vitales y aceptarnos, respetarnos y amarnos por ser quienes somos. Plantea con optimismo el presente…

Quererse a uno mismo también pasa por dejar de exigirnos más de lo que realmente somos. Aspirar a mejorar en la vida y como personas es un proyecto noble, pero no debe llevarnos a la ansiedad y a infravalorar cómo somos actualmente.

Debemos aprender a romper con las falsas creencias que condicionan nuestro presente y nuestro futuro, además de perdernos cosas valiosas de nuestra vida actual y de nuestra personalidad.

Atrévete a ser tú mismo y a mostrarte tal como eres. Quererse a uno mismo significa mostrarse tal cual somos en los distintos ámbitos en que nos movemos. Debemos afrontar la realidad, con sus obstáculos y dificultades. Siendo conscientes de nuestro potencial podemos conectar mejor con las personas y enfocarnos hacia nuestros objetivos personales.

Quererse a uno mismo es ser capaz de amar a los demás. Aprender a querernos a nosotros mismos nos va a reportar una mayor capacidad para amar a otras personas. ¿Por qué? Cuando cuidamos nuestro bienestar psicológico, estamos labrando una larga lista de buenos hábitos y actitudes que afectan positivamente a cómo nos enfrentamos al mundo. Desde una buena base de autorrespeto estamos en sintonía con las demás personas que también se quieren a sí mismas, y podemos entablar relaciones saludables que nos permiten relacionarnos desde la sinceridad y poder crecer y madurar juntos. Pierde los miedos y ataduras.

Cuando estamos preparados para asumir quiénes somos conseguimos amarnos a nosotros mismos. Entonces nos liberamos de la presión por fracasar, y es cuando se produce el máximo desarrollo personal de nuestras habilidades y capacidades.

Amarse a uno mismo implica también un mejor conocimiento sobre uno mismo. ¿Sabes cómo puedes lograr encontrarte a ti mismo para ser más feliz? Abre tu mentalidad y libérate: tu vida es tuya

Amarse a uno mismo es también abrirse y liberarse de ciertos condicionamientos y expectativas que otros han depositado en nosotros. No podemos permitir que nuestra vida transcurra en una especie de burbuja, debemos tratar de superar las ataduras, comprender que solo están en nuestra mente y empezar a conectar con personas o aficiones que no nos habíamos dado la oportunidad de conocer. Olvídate de las máscaras sociales

Amarse a uno mismo es, como hemos visto en el segundo punto, despojarnos de máscaras y convencionalismos. No debes agradar a todo el mundo: si te muestras tal como eres, muchos sabrán apreciar tu honestidad y gustarán de compartir buenos ratos contigo.

Aceptarse también es conocer nuestros límites. Nadie es perfecto, nadie. Para quererse a uno mismo no es necesario tener aspiraciones y ambiciones irreales, sino más bien luchar día a día por mejorar en lo posible, pero dentro de nuestras posibilidades y en una medida racional. Habrá cosas de la vida que nos gustarán más o menos, y por tanto hay que saber escoger las que nos hacen felices y profundizar en ellas. Quéjate menos y disfruta más.

Amarnos a nosotros mismos implica necesariamente hacernos responsables de nuestras acciones, sin victimismo ni lamentos. Vivimos en un planeta que ha dispuesto una serie de factores que nos ayudan a progresar y a sentirnos mejor con nosotros mismos y con el entorno. ¿Tiene algún sentido pasar el día quejándonos?

¡Arriésgate a vivir experiencias únicas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.