Y ME DI PERMISO PARA SER FELIZ …

Y me di permiso de sentir una ilusión de esas que te elevan al cielo. Quizá de miedo de subir tan alto, pero me di permiso de hacerlo.

Y me di permiso de llorar, aunque muchos señalen las lágrimas como debilidad y otros se asombren porque nunca me habían visto hacerlo; lloré y se me limpió el alma, me liberé de un gran peso.

Y me di permiso de pasar un poco de tiempo haciendo lo que me gusta, descansando, saliendo de la rutina, divertirme sin mirar el reloj. A veces es necesario permitirse eso.

Y me di permiso de reír, aunque muchos no entiendan mi sonrisa, aunque el miedo de que se acabe me reprima. Pero no importa cuánto dure, porque cada vez que sonrío algo en mi vida se ilumina.

Y me di permiso de soñar, aunque algunas personas parecieran son enemigas de los sueños. Sé que soñar es el principio de todo lo que quiero lograr.

Y me di permiso de creer, de abrir el corazón y confiar, de mirar el cielo y esperar, de no perder la fe, aunque parezca en contra todo lo demás.

¡Y me di permiso para ser feliz!

2 comentarios sobre «Y ME DI PERMISO PARA SER FELIZ …»

  1. Muy buen aporte, muy recomendable! Saludos.

    • Terapias Alternativas Naturales

      Gracias Madeline. Me alegra que te haya gustado. Feliz semana!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.